En esta época, en los amaneceres, suele ser frecuente ver las liebres en celo, con sus carreras típicas, mostrándose muy confiadas en algunos casos. Las últimas debían de ser matrimonio en uno de esos días raros…

  

El campo se viste con infinidad de tonalidades gracias a la gran variación de flores existentes.

La fauna disfruta de las agradables temperaturas y los días soleados.

Los corzos todavía se dejan ver y sorprender, aunque ya por últimos días, ya que a partir de ahora los machos parecen desaparecer, son momentos de tener paciencia y saber esperar.

Suerte y a disfrutar del campo en esta época tan agradable.